Declarado de Interés Legislativo en la Honorable Legislatura de la Provincia del Neuquén por
incentivar la participación política y ciudadana responsable en los jóvenes de la Provincia. -Declaración N° 1091-


domingo, 10 de octubre de 2010

Doble discurso, publicidad oficial y pobreza

Doble discurso, publicidad oficial y pobreza

Corregir la realidad de pobreza y marginación que viven millones de personas en el país debería ser política de estado de cualquier gobierno. Hace poco, y en un encendido discurso como presidente de Uruguay, Tabaré Vazquez mencionó que “el verdadero grado de civilización de una nación se mide en como se protege a los necesitados” es así que en un reciente informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) nos enteramos que los índices de pobreza e indigencia bajaron a un 12%. Situación que de comprobarse realmente, obviamente que es positivo pero aún resta que mejore el futuro de aproximadamente 5,2 y 7,7 millones de personas que viven sumidas en la pobreza.

Desgraciadamente como sociedad no poseemos una “varita mágica” que nos permita cambiarles la realidad rápidamente a estos argentinos, pero como jóvenes que somos y deseosos de mejorar y contribuir a frenar este flagelo con acciones concretas, es que nos indigna saber que el gobierno nacional prevé para el año 2011 despilfarrar la “módica” suma de $388.803.630.

Todo esto es en un principio, dado que siempre se reajustan las partidas presupuestarias y se termina gastando más en el tema, sobre todo teniendo en cuenta que será año electoral y los antecedentes que hay desde el año 2003 a la fecha, donde las erogaciones aumentaron en un 756% llegándose a dilapidar en el 2008 la suma de 396.307.367 de pesos.

Se da por sobre entendido que la publicidad de los actos de gobierno es necesaria porque favorece la transparencia entre administrados y administradores, permite que todos los ciudadanos conozcamos el destino de nuestros aportes e impuestos, etc… pero ¿Es necesario gastar tanto cuando tenemos compatriotas sufriendo? ¿Y qué constantemente con el correr de los años aumenten las partidas presupuestarias en un gasto que es más usado “para bombas y platillos” que para el fin y función que debería tener? ¿Cuántas politícas públicas y programas de desarrollo económico se podrían llevar a cabo para eliminar el flajelo de la pobreza con ese dinero?

Espero haber sido útil para dejar planteado este debate porque si de algo estoy convencido es que, como argentinos, no podemos hacer lo dicho en el tantas veces mencionado refrán popular “ojos que no ven, corazón que no siente.”

Por: Juan Ignacio Varessio

NOTICIAS

Loading...